loader image

MI PRIMER DÍA POST PARTO

Empezaré este sincero y desinteresado diario de confesiones, que espero se vuelva más bien una conversación, advirtiendo mis OPUESTAS intenciones de de dar cátedra sobre la maternidad y menos darles una guía de cómo se hace o se lleva mejor; sino más bien compartiré anécdotas para no olvidarlas y mostrarte que no estás sola en esto de ser una mamá perfectamente imperfecta. Pues empecemos por la travesía por mi primer día como mamá… y dice así…

¿Dejarías que tu familia se reúna en tu cuarto post parto, a las horas de haber dado a luz por primera vez, a ver un clásico U / Alianza? Teniendo en cuenta que:

1. Eres madre primeriza

2. Estás hinchada como un hipopótamo, sin percibir la diferencia entre tu cuello y cara (aunque todavía no lo había notado del todo).

3. Tienes varios puntos en el vientre, andas fajada y con mala noche.

Sé que dirás un rotunda NO; allí el primer SHOCK; pero yo dije ‘AII QUE LINDO, PERO VENGAN TODOS”, claramente seguía drogada.

Hoy, al recordar que casi fui la organizadora de tan anecdótico encuentro, sólo encuentro razón a la sedación natural que implica habar pasado por tanto dolor de la noche anterior…Y es que debo confesar que siempre quise ser una parturienta ‘cool’, de las que no se hacen bolas, de las que no llegan antes de tiempo, de la que no genera drama…    

Empecemos por el físico:

Tenía una papada prolongada hacia el pecho, las manchas en mi cara me hacían verme como un mapache, mi pies parecían globos de agua… SHOCK #2 al verme al espejo

Miren las manchas en mi cara, la papada, mi color… pero todo lo valió

Sigamos por lo emocional:

Venía de un esperado parto natural que terminó siendo cesárea tras 6 horas de esfuerzo y dolor: SHOCK #3 (para hacerla corta: BabyB venía encajado pero mirando hacia dentro y Dios sabe si alguna vez se iba a terminar volteando. En su intento me presionaba el cuello del útero sin poder salir, haciendo que este se hinche y no pueda haber espacio para que baje más, ni canal para salir y por lo tanto no me den ganas de pujar, lindo)

Había decidido intentar la lactancia exclusiva, pero mientras dormía en la recuperación post cesarea, mi mamá había autorizado que alimentaran a Basti, quien lloraba de hambre, con fórmula, sí su primer alimento… sé que fue por amor de mi madre hacia su hija pero: SHOCK #4

Me enteré que lo ideal era que te pusieran automáticamente a tu bebé en el pecho para que lacte ni bien salga de la barriga, cosa que no sabía, ni se dio: SHOCK #5

Las enfermeras me comentaban que mi bebé no había hecho ni popó ni pipí en horas, seguramente de manera informativa y yo entre en: SHOCK #6 pensando que algo estaba haciendo mal, tanto que terminaría botando a todos del cuarto (cuando era normal); ya que apenas me salía calostro, y era la dosis suficiente para mí bebé… Allí lo de mamá ‘cool’ iba perdiendo fuerza…

Y así podría seguir con la cuenta… Y es que amigas, NUNCA estaremos al 100% preparadas para algo tan impresionantemente increíble como traer una vida; así que los shocks serán inevitables y ya ven cómo quedan de anécdotas. Está en nosotras traumarnos o simplemente fluir hacia lo que nos dé paz. Y si pueden, planifiquen su parto, yo solo pensé que eso se trataba entre decidir cesárea o natural y nada más… Relajada claro, pero preparada siempre.

¿Cuál fue tu shock más fuerte de ese primer día? Las leo…

Ok un bonus track del SHOCK #…. Al segundo día en la clínica le dije a Bryan que se fuera a jugar un partido de fútbol con sus amigos y vuelva, otra vez dándomelas de cool, y a la media hora lloraba para que vuelva y con un chifa. Lo recibí ‘drama queen’ como si se hubiese ido 12 horas: SCHOCK#… en sólo 48 horas…

Cuéntame, también, de qué te gustaría que hable en la próxima confesión…

🤍

T.

Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *